Cirurgia Minimament Invasiva

Cirurgia Endoscòpica de la columna Dorsal / Toràcica

Endoscopia columna dorsal en un vistazo


La cirugía endoscópica de columna dorsal se realiza

> Bajo anestesia local
> Con incisiones en la piel de sólo 8 mm en la espalda
> Es muchísimo menos invasiva que la cirugía abierta de columna dorsal (conocida como costo-transversectomía)
> NO requiere implantes ni fusión de la columna dorsal
> NO requiere estancia en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), incluso tras operar múltiples niveles
> NO requiere resección de una costilla ni de un cuerpo vertebral ni desinflar un pulmón como es necesario en la cirugía abierta
> mantiene la movilidad de la columna dorsal
> El dolor suele comenzar a remitir a las pocas horas de la operación
> Es una cirugía ambulatoria con deambulación a las pocas horas de la operación
> Permite al paciente regresar a su domicilio antes de 24 horas tras la operación



La cirugía endoscópica de columna permite el tratamiento de

> Hernia discal dorsal
> Protusión discal dorsal
> Rotura anular dorsal
> Pinzamiento discal dorsal
> Estenosis foraminal dorsal
> Canal estrecho dorsal
> mielopatía dorsal
> afectación de los nervios intercostales dorsales
> dolor intercostal irradiado al pecho o al abdomen
> Mielopatía cervical
> Occipito-Cervicalgia (dolor en la nuca y/o en la parte posterior de la cabeza) crónica refractaria (que no responde) al tratamiento conservador (medicación, fisioterapia, etc.)
> Cervicobraquialgia (dolor que baja por los hombros y por un brazo hasta los dedos de las manos)
> y otras muchas patologías cervicales


La patología discal de la columna dorsal / torácica

Las hernias de disco en la columna vertebral dorsal / torácica son las menos frecuentes (menos de un 3% de todas las hernias operadas) pero las más complejas de operar.

Una hernia en la columna dorsal puede provocar dolor crónico en la espalda, sobre todo en la zona entre las dos escápulas (paletillas), también conocido como dolor interescapular.

Las hernias dorsales pueden provocar también un dolor irradiado por las costillas o la barriga, siguiendo la trayectoria de las costillas, conocido como dolor intercostal, pudiendo ser de un lado o incluso bilateral.

Imagen de una resonancia magnética mostrando una hernia dorsal foraminal derecha (marcada con un círculo rojo) en la columna dorsal a nivel T8/T9

En el peor de los casos, grandes hernias dorsales y la estenosis de canal dorsal pueden causar la compresión de la médula espinal, provocando disfunciones neurológicas como pérdida de control de esfínteres (incontinencia urinaria, estreñimiento, etc.), pérdida de control de las piernas con marcha inestable (ataxia) y si el daño a la médula es extenso y prolongado, incluso puede conllevar paraplejia.


Cirugía clásica de la patología de columna dorsal / torácica

La cirugía clásica de la patología dorsal es una cirugía que requiere un abordaje muy invasivo conocido como costo-transversectomía. Este abordaje requiere la resección completa de una costilla para poder acceder a la cavidad torácica y luego se tiene que desinflar un pulmón para poder acceder a la columna dorsal. Una vez establecido el acceso a la columna dorsal se suele tener que realizar una corpectomía vertebral, es decir la resección completa de una vértebra con colocación de un implante para estabilizar la columna.

Esta cirugía es muy compleja e invasiva, tiene una alta incidencia de complicaciones y suele conllevar muchas co-morbididades para el paciente. Entre las complicaciones más habituales de la cirugía clásica de la columna dorsal se encuentran el sangrado con necesidad de transfusión, el riesgo de un neumotórax por lo que se suele colocar un drenaje pleural con un tubo que se debe mantener varios días tras la cirugía, pérdida de hasta un 20% de la capacidad pulmonar tras la cirugía por culpa de adhesiones / cicatrizaciones del pulmón, estancia post-operatoria prolongada en UCI de varios días, ingreso en el hospital de varias semanas y necesidad de rehabilitación prolongada tras la cirugía.

Imagen de una resonancia magnética mostrando una hernia dorsal central (marcada con un círculo rojo) en la columna dorsal a nivel T7/T8

Es por ello que la cirugía clásica abierta para hernias de la columna dorsal sólo se suele llevar a cabo para hernias dorsal en el marco de una urgencia con compromiso neurológico en la que el paciente está en riesgo de una lesión medular y posible paraplejia.


Video de una cirugía endoscópica dorsal por abordaje endoscópico transforaminal en una paciente con dolor de la espalda dorsal interescapular y dolor intercostal irradiado al pecho derecho por una hernia discal foraminal en nivel T8/T9 .


Ventajas de la cirugía endoscópica de la columna dorsal / torácica

La cirugía endoscópica es un cambio de paradigma TOTAL en el tratamiento de hernias de la columna dorsal.

Gracias al abordaje endoscópico, NO es necesario abordar la cavidad torácica y se evita cualquier daño a costillas y/o el pulmón. La cirugía endoscópica es mínimamente invasiva y permite eliminar la hernia dorsal con una incisión mínima en la piel de menos de 1 cm de longitud y alta hospitalaria a las 24 horas de la cirugía. La cirugía endoscópica NO requiere estancia en UCI y causa una mínima disrupción a los tejidos del paciente, permitiendo una rápida recuperación y deambulación a las pocas horas de la cirugía.

La cirugía endoscópica implica un cambio de PARADIGMA en el tratamiento de las hernias dorsales ya que permite el tratamiento de hernias discales de la columna dorsal de todos los tamaños, desde hernias gigantes calcificadas dorsales hasta las más pequeñas hernias discales que hasta ahora no podían ser tratadas quirúrgicamente.


Herida en la nuca de la paciente 1 semana tras la cirugía endoscópica cervical por vía posterior (se muestra una moneda de 5 céntimos como referencia del tamaño real de la herida).



© Copyright – Morgenstern Institute of Spine, 2019.