Descompresión endoscópica interlaminar para el canal estrecho

Descompresión endoscópica


Indicaciones de la descompresión endoscópica


En casos de canales estrechos (estenosis central del canal medular), el hueso y/o tejidos blandos como el ligamento amarillo pueden comprimir la médula espinal hasta un punto en el que los nervios no son capaces de transmitir las señales a las extremidades inferiores.

Los síntomas típicos de esta patología suelen aparecer tras caminar cortas distancias (50 – 150 metros) en forma de un dolor intenso en una o las dos piernas. Este dolor se conoce como claudicación neurogénica, también conocido como el “síndrome del escaparate”, porque obliga al paciente a detenerse. Para aliviar el dolor en las piernas los pacientes suelen sentarse o inclinarse hacia adelante flexionando la espalda.

La imagen muestra al Dr. Morgenstern introduciendo una fresa de alta velocidad a través del endoscopio y la cánula endoscópica. El fresado se realiza bajo inspección directa visual mediante la cámara incorporada en el endoscopio con irrigación con agua.

La descompresión endoscópica por vía interlaminar permite una recuperación inmediata y alta al día siguiente de la intervención. Está cirugía está indicada en casos con claudicación neurogénica por estenosis central del canal lumbar y dolor ciático por compresión unilateral del receso intervertebral.

El dolor suele remitir en menos de 24 horas tras la descompresión endoscópica.


Imágenes de la cirugía



Imagen mostrando al Dr. Morgentern (izquierda) realizando una descompresión endoscópica interlaminar con visualización directa de las estructuras de la columna lumbar.
Imagen de Rx intra-operatoria mostrando la cánula endoscópica (izquierda) de la que sobresale el electrodo de radiofrecuencia (con una bolita en su extremo) cruzando el canal medular. Esto confirma que hay suficiente espacio en el canal vertebral, confirmando la la liberación de la médula tras la descompresión endoscópica.
Imágenes postoperatorias de la herida de 1 cm de longitud (flecha roja). Alrededor de la herida se puede ver un pequeño hematoma (color azul) que desaparece a los pocos días después de la cirugía.

Ventajas de la descompresión endoscópica

La descompresión es una técnica quirúrgica clásica de la columna vertebral que se utiliza en casos de canal estrecho (estenosis central). Se descomprime para liberar la médula espinal y nervios que estén comprimidos por estructuras óseas o tejidos blandos hipertrofiados, como por ejemplo el ligamento amarillo, quistes, etc.

Sin embargo, la descompresión abierta o con microscopio suele conllevar una importante agresión a la columna vertebral del paciente con una resección de hueso y tejidos amplia, pudiendo resultar en una desestabilización del nivel operado. Igualmente, el sangrado de las estructuras agredidas puede dificultar la visualización por parte del cirujano del campo quirúrgico y conllevar lesiones de estructuras nerviosas.

Imagen de la cánula endoscópica situada en la espalda del paciente. El endoscopio se encuentra en la mano del Dr. Morgenstern (izquierda). Obsérvese la incisión mínima en la piel de menos de 1 cm de longitud y la ausencia de sangrado de la herida.

Gracias a los avances en la tecnología, hoy en día se puede realizar una descompresión endoscópica en canales estrechos por la ventana interlaminar del nivel afectado. Esta técnica novedosa permite resecar las estructuras óseas y tejidos blandos que comprimen las estructuras nervios por una incisión de solamente 1 cm de longitud en la piel.

Imagen del Dr. Morgenstern realizando la descompresión endoscópica interlaminar guíandose por las imágenes visualizadas en un monitor de alta definición.

Gracias a la descompresión endoscópica, la agresión al paciente es mínima y la cámara con irrigación incorporada en el endoscopio permite una excelente visualización de las estructuras nerviosas de la columna lumbar.


Video de la cirugía

Cirugía descompresión endoscópica por vía interlaminar


© Copyright – Morgenstern Institute of Spine, 2019.